Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, junio 28, 2006

Fútbol Jurásico

Ahora que España ha sido eliminada del Mundial y la fiebre (mezcla de pasión, euforia, forofismo...) estás desapareciendo, me atrevo a realizar un post sobre algo que muchos ya me han oido comentar en más de una ocasión: el fútbol es jurásico.

Hace años un amigo americano me contaba, entre sorprendido e indignado, que de visita en España había asistido a un partido de fútbol ¡y el marcador no se movió!. 0-0. ¡Increíble! Verdaderamente, en ocasiones (las más) el fútbol es tedioso. Un Barça-Madrid o un Valencia-Manchester, tienen su gracia...pero un Racing-Málaga resulta insportable. Mi amigo americano casi exige que le devuelvan su dinero: los "artistas" no habían hecho su trabajo. Nadie apuntó un solo tanto. Bien es cierto que mi amigo está acostumbrado a los marcadores centenarios de la NBA o a las tropecientas carreras y bateos de un partido de baseball.

Pero más allá de lo aburrido de un partido de fútbol (45 largos minutos cada tiempo; constantes paradas del juego; el balón sale por la banda una y otra vez; no hay disparos a puerta) mi comentario (dada la temática de este blog) hace referencia al aparente odio que este deporte parece profesar a la alta tecnología.

No me refiero únicamente a la estampa del abuelo Luis Aragonés con su libreta y la carpeta de gomas tomando notas en el banquillo. Ni tan siquiera al absurdo de las televisiones que pagan millones por unos derechos que luego esperan recuperar cobrando una pasta cada spot que se pasa en los quince minutos de descanso cuando ni quisqui está delante del televisor (todo el mundo aprovecha para ir al servicio, ponerse la cena, llamar por teléfono. comentar las jugadas con los amigos...; los anunciantes lo saben...pero entre ellos, también hay forofos que se olvidan de medir el verdadero coste por impacto de esos anuncios ¡todo sea por el fútbol!). Resulta inaudito que a estas alturas de la película todavía estemos hablando de atracos, robos, estafas...por las dudas sobre un fuera de juego, un balón que salió o no salió por la línea de fondo (España-Corea 2002), goles fantasma, o penalties como los que estamos viendo en el Mundial de Alemania (siempre a favor de los grandes).

El fútbol podría evolucionar, como muchos de los deportes profesionales de Estados Unuidos, que llevan mucho tiempo usando sistemas tecnológicos que permiten ver la repetición de las jugadas y obrar en consecuencia. Pero los burócratas dinosaurios de la FIFA (y muchos aficionados de la vieja usanza, de los de Faria en la boca y bocata envuelto en papel de periódico en el bolsillo de la gabarnina) siguen considerando un pecado interrumpir los partidos de fútbol. Siempre con el beneplácito de los grandes clubs que argumentan que los inevitables fallos humanos de los árbitros forman parte del juego (teniendo en cuenta que éstos siempre fallan a su favor)

3 comentarios:

Hugo Denis dijo...

Pues estoy de acuerdo en lo dicho. Aparte de llamarte como el cura que me hizo la primera comunión, puedes leer mis opiniones en http://oceanodeluz.blogspot.com/


Saludos.

unai dijo...

Dicen los argentinos que los tangos suenan mejor cuando uno los escucha fuera de su país. Eso me ha debido de pasar a mi que después de esperar tres años al final me pude abonar a GolTV - cadena estadounidense de 24 horas de fútbol – y aliviar mi mono de fútbol con un Racing-Villarreal o lo que se tercie.

Uno de los pocos aficionados al fútbol estadounidenses que conozco me confesó una vez que Estados Unidos nunca podría ser bueno al fútbol. Me dijo que ellos eran muy buenos creando atletas pero que en el fútbol hace falta habilidad, imaginación y hasta arte. Cuando me puse a comparar a las estrellas de fútbol americano o baseball con estrellas como Ronaldinho no pude más que darle la razón

Como dices, es muy difícil entender para un Americano que un partido pueda terminar cero a cero. Sin vencedores y vencidos, sin goles y sin estrellas. Como explicarle que la estrella a la que fue a ver no tuvo un buen día porque el doble pivote del equipo contrario ahogó la salida del balón en combinación con el achique de espaciós de la defensa adelantada en línea estrangulando así la circulación del balón en perfecto pressing .

Creo que los Europeos y el resto del mundo en general, tenemos más tolerancia y gusto por la ambiguedad y los tonos grises. El Americano es más de saque y volea, potencia y agresividad a lo Andy Roddick, el europeo es en cambio más Federer o Nadal de menos potencia pero más táctica y clase. Puede que eso también se refleje en el gusto por el fútbol.
Los americanos pasan del fútbol pero cuando llega el Mundial les da un poco de pena porque se dan cuenta que si cinco adolescentes de cinco continentes uno de ellos americano se reunieran puede que hablarán en inglés, bebieran Coca Cola y comentaran sobre la última película de Holywood o álbum de Britney Spears pero también seguro hablarían de Henry o Ronadinho y el adolescente Americano estaría en total fuera de juego. El fútbol es una de las pocas marcas mundiales que no dominan y por ahí les duele.

Este poder global de marca y capacidad de movilización de masas es muy atractivo para los marketers. Es curioso ver a Mc Donalds, Coca Cola y etc completamente volcados con la selección Mexicana en el mundial con anuncios patriótico fuboleros de “arriba México” en las cadenas hispanas de Estados Unidos. Saben que para los millones de mexicanos que viven en Estados Unidos el fútbol es más que un deporte; es casí una religion y tratan de identificar su producto con ese sentimiento.

Como ya dijo un manager general del Liverpool, hay algunos que dicen que el fútbol es una cuestión de vida o muerte pero yo estoy en desacuerdo. Es algo aún mucho más importante:-)

Y tienes toda la razón que el arbitraje hay que mejorarlo como sea que es una vergüenza. A mi equipo le robaron por lo menos 12 puntos la temporada pasada. No hay derecho

Eric dijo...

Muy bueno los temas de tu Blog te felicito.

Saludos

hoteles en panama