Se ha producido un error en este gadget.

martes, julio 16, 2013

Tú también puedes salvar una vida


Hace cinco años a mis amigos les dieron una de las peores noticas que unos padres pueden recibir. El médico les anunciaba que su pequeño de 5 años tenía leucemia linfoblástica.

Tras cinco años de lucha, Guzmán ganaba la batalla y superaba con fuerza la enfermedad. Tres años y medio después de finalizar el tratamiento, el niño estaba completamente recuperado, con una evolución extraordinaria…y llegaba la última prueba. “Hoy es el día”, dejaba grabado su padre 24 horas antes en el contestador de la Fundación Josep Carreras. El plazo que marcan los expertos para garantizar que no se producirá una recaída ya había sido superado. Pero la vida ha plantado un nuevo desafío ante esta familia. Cuando todo parecía superado el pequeño Guzmán ha sufrido una recaída tardía. Algo muy extraño, pero que en ocasiones puede suceder…y ahora ha sucedido.

Guzmán es uno de los muchos niños que necesita un trasplante de médula ósea. Es un procedimiento con una tasa de éxito cercana al 70% pero siempre a partir de la identificación de la médula compatible, el gran desafío en la mayoría de los casos. El 75% de los pacientes no la encuentran en el seno de su familia y lamentablemente este es el caso de Guzmán. Y de otros muchos niños. Por eso es importante difundir el cocimiento sobre la donación de médula ósea, un proceso muy sencillo, similar a un análisis de sangre (no estamos hablando de la médula espinal), que quizás pueda salvar una vida.

La donación de médula comienza con un trámite muy sencillo: extraer una muestra de sangre para conocer el perfil genético del donante. Esa muestra se da de alta en el registro de la red española de donantes de médula ósea. Cuando un paciente se ve en la necesidad de realizar un trasplante, se inicia el proceso de búsqueda en esa base de datos para identificar a la persona compatible. Puede que hoy tu médula no sea compatible con la de ninguna persona que la necesita. Pero tal vez lo sea dentro de tres, seis o nueve años;  y entonces habrás ayudado a que una persona continúe cada mañana sonriendo al abrir los ojos y ver los rostros sonrientes de las personas que le aman antes de comenzar lo más apasionante que hacemos las personas cada día: disfrutar la vida.

Cuando el pequeño Guzmán tenía 5 años no era muy consciente de lo que realmente le sucedía; como dice su padre, con un globo podías devolverle la ilusión. Ahora, con 11, Guzmán es un pequeño hombrecito que pregunta, investiga, comparte, siente; un hombrecito desconcertado pero con toda la fuerza del Universo en su interior para ganar una segunda batalla. Y las que hagan falta, porque podrá perder una batalla, pero Guzmán terminará ganando esta guerra. Cuando deseas algo con mucha fuerza el Universo conspira para que lo consigas.

1 comentario:

Dony Tamez dijo...

Si viajan al extranjero les recomiendo que se queden en un hotel que tenga los servicios que necesitan, a veces nos quedamos en hoteles que tienen alberca o spas y estos servicios están incluidos y se ve reflejado en el precio. Si sólo vas de negocios o por poco tiempo hay hoteles que te ofrecen servicios básicos y especializados para el turismo de negocios o estancias cortas.

Buen blog, muy interesante me gusta lo que escribes.

Saludos.

Hoteles en Monterrey